top of page
  • Foto del escritorMargarita Charlone

¡¡Me falta tiempo!!

Minuto a minuto lo estás perdiendo sin darte cuenta...


"Me falta tiempo" es una de las frases que más oigo en directores y gerentes. Personas muy ocupadas; tan ocupadas como para no revisar las causas de su falta de tiempo, ja. Quizá en este momento te sientas reflejado/a.


Muchas veces relacionamos la buena administración del tiempo con la organización y la priorización. Y es obvio que son dos pilares clave que nos hacen ser más o menos eficientes en el uso del tiempo. Pero pocas veces relacionamos la falta de tiempo con la calidad de cómo estamos conversando.


El tiempo en una organización es compartido: nunca mi tiempo es 100% mío, ya que las coordinaciones son la esencia de la organización y lo que hace que esta marche hacia adelante. Cómo converso y hago las coordinaciones, evitando malentendidos, disgustos, reprocesos, cosas por decir, hacen al ahorro de tiempo y, por qué no, de energía. Pongamos ejemplos:


👉 La conversación de expectativas: cuando hay un cambio, un proyecto nuevo, un ajuste al plan, conversas a consciencia para intercambiar expectativas. No hacerlo implica que cada uno de los involucrado genere las suyas y esto puede traer muchos problemas futuros.


👉 Conversación de reconocimiento: además de motivar, marcar valores, caminos, clarifica lo que está bien. No hacerla, o hacerla sin pericia, es igual que ir tirando pepitas de oro por el camino.


👉 La conversación para mejorar: implica un entendimiento de lo que se debe hacer entre las partes, no en una sola parte. Siempre en una situación a mejorar hay múltiples causas: entenderlas y hacer acuerdos es clave. Liderar mal este tipo conversación lo único que trae es desperdicio y crisis y enrarecimiento del ambiente.


👉 La conversación para delegar: clave para aprovechar el tiempo. Implica una conversación del líder consigo mismo primero para identificar qué le cuesta al delegar, sus miedos. Y, luego, una conversación con claridad con aquella persona que asume el reto. Liderar mal esta conversación solo confirma la idea de que no es conveniente delegar y genera inefectividad por la confianza retirada en los colaboradores.


Minuto a minuto perdemos tiempo y energía, sin darnos cuenta, por conversaciones mal lideradas.


¿Querés abordar estas conversaciones con mayor efectividad? ¿Querés ser más efectivo en el uso de tu tiempo y energía?


No lo postergues: te acompañamos a hacerlo en nuestro taller online Las 5 conversaciones clave del líder, donde aprenderás a estructurar y liderar efectivamente cada una de estas conversaciones. 100% práctico. Próximo inicio: 4, 11, 18 y 25 de noviembre, de 9:00 a 12:00 hs.


Conocé el folleto informativo aquí: https://bit.ly/3b0tusG

Por consultas e inscripciones: contacto@coachingdeltalento.com

*Consultanos también por modalidad cerrada para los líderes de tu empresa.

55 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page