top of page
  • Foto del escritorMargarita Charlone

Al liderar, "solo sé que no sé nada..."

Actualizado: 26 may 2022

Como planteaba Sócrates, el saber que no sabemos es lo que nos impulsa a seguir creciendo


Mucho se habla del liderazgo. Hay quienes opinan que es una cualidad innata que traen naturalmente algunas personas. Otros, que se aprende y desarrolla. Creo que es un poco de las dos: quien trae naturalmente esta habilidad la puede seguir perfeccionando; es un camino de crecimiento que nunca acaba. Quien no se reconoce un líder nato, ¡lo puede trabajar y aprender!


¿Dónde radica la dificultad? En el punto de partida, que hace la diferencia: cuánto me reconozco en construcción como líder.


Cuando creés que ya no tenés nada más que aprender, nada puede transformarse en ti: estás topeado. Me he encontrado en mi carrera como Coach muchas personas que lideran desde ese lugar y se ponen a sí mismos su propio límite. Seguro alguien te haya venido a la mente.


Como consecuencia, esta postura dificulta:

  • Escuchar opiniones

  • Ampliar la forma de ver la realidad e integrar otras ideas

  • Comprender a las personas con las que te relacionas

  • Aceptar lo diferente y descubir su riqueza

  • Aceptar las debilidades de otros (solo las propias están justificadas)

  • La capacidad de auto revisarte y aprender

  • Pensar nadie es tan bueno como yo

  • De pronto los otros son medios para lograr las ideas propias (que son las únicas que hay que seguir, obvio)

  • Y más…

En cambio, cuando te considerás geniunamente un líder en desarrollo, un aprendiz que va siendo y quiere mejorar, te sabés imperfecto; te reconocés en un proceso de crecimiento que no tiene limite y depende de tu esfuerzo.


Las consecuencias de esta forma de pensar son diametralmente opuestas:

  • Estás abierto aprender y sabés que depende de ti y de tu esfuerzo

  • Reconocés a los demás como punto clave para crecer, entender y ampliar tu forma de mirar el mundo

  • Experimentás el valor de caminar junto a otros y las oportunidades que esto trae

  • Aprendés a escuchar de forma activa y te abrís a desafiar tus propios supuestos

  • Sabes que no estás libre de los errores, pero los capitalizás, aprendiendo de ellos

  • Ves a las personas como oportunidades para conseguir, entre todos, algo más grande

  • Y más…

Bendita la capacidad de poder vernos en construcción.


¿Desde qué lugar liderás tú?


Si te reconocés como aprendiz, te esperamos para potenciar tu liderazgo en el taller online, Liderazgo 4 E. Inicio, 7 de julio. Disponible también en formato In Company: contacto@coachingdeltalento.com



33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page